Principios del diseño web (III): Ley de Hick – Hyman