Principios del diseño web (II): La indulgencia