Principios del diseño web (II): La indulgencia

Principios del diseño web (II): La indulgencia

Un buen diseñador debe aceptar que los seres humanos se equivocan y muchas veces con excesiva frecuencia. De la misma manera que no existe el cliente perfecto, tampoco existe el usuario perfecto y si existen, son minoría.

Los diseñadores debemos ayudar a las personas a evitar errores y a minimizar las consecuencias negativas cuando éstos se producen. Frente al diseño gráfico tradicional, el diseño web es completamente interactivo, por lo que el nivel de atención sobre la indulgencia debe multiplicarse por diez millones.

Veamos de qué manera podemos aplicar el principio de indulgencia al diseño web.